EL ROBLE Y EL VIENTO


El roble joven se rebeló:

– ¿Cómo es, viento, que no me dejas en paz? ¡Todo el tiempo me soplas y soplas! Acaricias solo la hierba, la hermoseas, pero a mí, ¡mira… cuántas ramas me has roto!

– ¡Tonto! ¡Esto es por tu propio bien! – Gruñó el roble viejo.

– ¡¿Por mi bien?! – El roble joven se rebeló, pensando que el viejo ya chocheaba. Y el otro, como si nada hubiera sucedido, le explicó:

– Ah, juventud, juventud… El viento te sopla, y tus raíces se convierten en más fuertes y profundas. Pronto él, para que te dé más el Sol, me tumbará…

Entonces el roble joven agradeció al viento. Y lamentó no poder moverse a un lado para no tener que dejar caer al roble viejo y sabio…

Дуб и ветер_лог-01 (2)
El roble y el viento

 

© Autor: m. Varnava (E. Sanin) // © Ilustración: Viacheslav Polezhaev

© Traducción y adaptación: Liudmila Liutsko // Redacción: Núria Santamaria

 

En otros idiomas: catalán y ruso (original) publicados en Lo Cantich

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s